Lolamaar

viernes, octubre 27, 2006

 
Ya no sé. Perdí un concurso. Supongo que no importa. Que los concursos importan nada más cuando uno los gana. Si lo ganaba me solucionaba algunas cosas, como vacaciones y renovación tecnológica. Ahora no sé. Tengo que juntar plata para las vacaciones porque no tengo un centavo ahorrado. Tengo fiebre además. Hoy me desperté mejor pero ahora volvió a subir la temperatura. La fiebre y haber perdido el concurso me dan ganas de llorar. No sé de dónde sigo sacando fuerzas para algunas cosas. En enero me presenté a una beca que perdí. Y ahora mandé a un concurso que también perdí. Podemos decir que soy una perdedora. No me hago la víctima ni nada. Es la pura realidad. No es víctima, es perdedora, lo cual incluso puede ser una figura interesante. Lo único, la cuestión de las fuerzas. Porque me iba a poner a escribir otra cosa y ahora dudo de todo, de todo, y más que nada después de la declaración. No dudo de haber hecho la declaración ni de lo que dije en la declaración. Pero sí que a veces uno afirma un cosa y eso pone todo en duda. Por las implicancias, no? Porque el otro de pronto puede pensar ¿todo eso a mí? Y empezar a dudar. Entonces dudo de si estuve bien en hacer la declaración. Pero ya está. Y en el fondo creo que estuve bien, tan bien como haberme presentado al concurso, porque no sé cómo pero me sigo jugando y cuando creo en algo voy y lo digo, lo lindo o lo feo pero siempre de frente, aunque me juro y perjuro que si esta vez no va yo agarro los sentimientos y los tiro por la ventana y se viene una etapa de hacer pero sin sentir. Porque si después de toda esta energía la cosa no funciona, yo ya no sé, me quedo vacía y la vida se vuelve triste. Los concursos, el amor, todo. Quizá estoy un poco negativa. Será la fiebre y que perdí. Eran tres mil o dos mil pesos. Sigo en ahorro cero pero un paso más adelante en la carrera de perdedora o alumnaochonuncadiez, aunque ahora ni sé si ocho. Me acuerdo cuando en actuación me dijeron que era la obrera. Pura voluntad de trabajo. Pero de talento ni hablemos.

Comments:
a norma una vez le dijeron: la actuación no es lo tuyo.
Llovió toda la mañana, me mandaron a hacer unas fotocopias "urgentes!!!!!" que todavía no recogieron y me empapé por eso... pero es viernes y salió el sol (siempre lo supe)... no estes triste Lola: los concursos son una mierda! .
Saludos, una alumna seisnuncaocho.
 
qué concurso? qué declaración?

me gustaría explayarme, poner cosas que te reanimen o compartir un comentario pero algunas veces en este blog tengo la sensación que sos un poco críptica, o te olvidas del lector.

querés contar más? quizás hayamos pasado por una experiencia parecida..

un abrazo
 
flor, no me olvido del lector. Sale lo que sale, y a veces no encuentro sentido en contar todo tal cual, y quizá ahí todo es un poco críptico.
Tampoco, la verdad, escribo para un lector que con sus comentarios me reanime, sino para quien quiera leer, tenga o no algo para decir, y que eso que tenga o no para decir pueda ser o no para reanimar.
Agradezco todos los comentarios pero no busco especialmente los que reanimen.
un concurso de cuentos.
una declaración de amor.
Seguramente muchos hayamos pasado por experiencias parecidas.
un abrazo,
marina
 
ayy jaja así y todo me hiciste reir... la ultima oración es justita.
 
te declaraste!?!?
... qué atolondrada,che... pero bueno... vos sabrás... a veces hay cosas que no pueden esperar...
(otras sí)

No le des bola a los concursos... encima gastás guita...
 
hey hey hey el asunto este de los concursos... es fácil decir "no le des bola" pero el que se expone, se expone. Igual, mirá: yo siempre fui una alumna de diez, y en la vida, eso no me sirvió de mucho. No es consuelo, sino un pequeño comentario.

Los concursos, como todo en la vida, incluyen en su desarrollo y resultado un gran porcentaje de azar.

Vos decís la voluntad de trabajo, vos decís el talento, pero te olvidás de la suerte. Invoquemos a la suerte para la próxima. Yo me sumo.

Salud.
 
y otra cosa: te fijaste en el notable comentario de flor? sé que sí pero quisiera hacer una observación. Lo que flor escribe es lo que mucha gente siente muchas veces frente a cierta desidia del "artista", que suele trabajar poco en dirección de su "legibilidad". Todo arte, lo sé, debe contemplar infinidad de problemas y uno podría sostener que la relación con el afuera no es uno de ellos. Sin embargo, ahora se trata de hacerse un lugar. Para vos, digo, para todo el que quiera tenerlo y aún no lo tenga. Hay que contemplar muchos frentes, y lo que flor pide es lícito y debe ser escuchado. Mucho se habla (y muy mal) de los autores demasiado leídos (populares). Sin embargo, todos los autores son por alguien entendidos y por alguien editados. Y los que no, sólamente escriben blogs. Por suerte, internet democratizó un poco las cosas. Pero en el mercado cultural, hay que estar más atentos y creer menos en las teorías de la literatura y más en las leyes del mercado. Cuándo habrá en Puan una materia que explique por qué Shakespeare (ahora "centro del cánon") fue elegido para llegar hasta nuestros días y tantos otros pasaron al olvido antes de que existiera siquiera la imprenta?

En fin, espero ser clara, en beneficio de mi teoría. Saludos!
 
nat, yo coincido con vos pero no es aplicable al blog, y el comentario de flor, me parece, también implica otras cosas.
yo no cultivo -ni desde la escritura, ni desde lo que elijo para leer- la literatura "difícil", "culta", o como quieras decirle.
Soy bastante clásica para lo que escribo y para lo que me gusta leer o mirar en cine.
El blog está atravesado por otras variables. A veces lo críptico está dado por una pretensión que no es "artística" sino por saber qué ciertas personas del entorno leen lo que escribo o porque quiero focalizar en tal cosa y no en tal otra. Sé que muchas veces movilizo comentarios del estilo "no te desanimes", o etc, y la verdad es que no me interesan (en particular).
El blog no está a la busca de lectores, su escritura no es PARA eso, aunque claramente me alegra que haya gente que esté interesada en leerlo. Pero ese gusto sale de que acá siempre escribí tal como quise lo que quise y que siempre hubo alguien dispuesto a leer.
Con la narrativa y el cine es distinto, hay una historia y una estructura a la que les presto atención y (a veces a mi pesar) no me considero experimental ni nada.
Por eso coincido con vos pero creo que entre lo que decís y lo que plantea flor no hay una continuidad.
Besos!
marina
 
Es cierto, probablemente uno termina siempre hablando de sí mismo y leyéndose a sí mismo en lo que otros escriben. El tema de lo críptico y lo no críptico me ronda por el cuerpo hace un tiempo. No es un problema, es cierto, simplemente una inquietud. En cualquier caso, decir, pensar, intervenir, es siempre algo artístico, y al mismo tiempo, nunca lo es. Yo no dividiría tanto entre la narrativa y la vida. Comprender(se) y hacer(se) comprender son procesos muy pero muy complejos y a la vez casi siempre descubro que se trata de simplificarlo todo, si se puede, al grado cero de la escritura, justamente. Aquello de no palabras, un gesto: no escribiré más.
 
Publicar un comentario



<< Home

Archives

...viene a mojarse los pies a la luna...

agosto 2005   septiembre 2005   octubre 2005   noviembre 2005   diciembre 2005   enero 2006   febrero 2006   marzo 2006   abril 2006   mayo 2006   junio 2006   julio 2006   agosto 2006   septiembre 2006   octubre 2006   noviembre 2006   diciembre 2006  

Podés escribir a lolamaar@yahoo.com.ar

This page is powered by Blogger. Isn't yours?